Bonsái de Junípero y sus cuidados

El día de hoy te venimos a hablar de esta especie de bonsái de Junípero, hermoso por su tallo y raíces, lo podemos encontrar en zonas de ambiente frió y templadas, pertenece a la familia Juniperus, y posee un poco mas de unas 60 especies con una variedad de mas de un centenar, debido a su gran cualidad de generar una producción de híbridos en forma natural. Gracias a esto su utilización y aplicación como bonsái es muy frecuente y bastante cariñosa, pues su forma de adaptación es demasiado sencilla para que podamos dar un ambiente clásico y sencillo, pues su madera genera unas vetas bastante llamativas al ojo apreciativo.

Si queremos cultivar un bonsái Junípero, lo debemos hacer al aire libre y con exposición al sol de una manera directa, esto lo debemos realizar por un año, controlando el riego, ya que gracias a esto podemos conseguir un árbol muy hermoso, con un crecimiento adecuado y una ramificación bastante agradable y frondosa, además de un color muy llamativo, esto nos ayudara a que nuestro bonsái, crezca con un tallo bastante grueso y fuerte y a reducir el tamaño de las hojas dándole la imagen deseada.

Debemos recordar que el Junípero no está acostumbrado  a ser trasladado ni mucho menos trasplantado con mucha frecuencia, por lo que al momento de encontrar su posición debemos dejar el curso que se tomó, y si deseamos trasplantarlo por primera vez, se debe dejar entre 3 a 4 semanas sin exposición directa al sol, para su acoplamiento.

Si deseas saber sobre el origen de los bonsáis te invitamos a visitar el siguiente articulo https://arbolizados.com/bonsai/que-es-un-bonsai/.

Bonsái de Junípero

Cuidados del Bonsái de Junípero:

Fertilización:

Te recomendamos (no es obligación), en época de primavera y verano, aplicarle un fertilizante, el que tengamos mejor agrado para nuestro árbol y aplicar un abono con niveles de nitrógeno un poco altos.

Poda:

Para desarrollar una poda densa en la forma que queremos brindarle a nuestro bonsái, debemos cortar las ramas que sobresalen de unas, para tal modo generar la densidad requerida en ese espacio de ramificación, nuestro Junípero, resiste muy bien una poda inexperta, lo cual nos ayudara al aprendizaje, para darle una forma deseada.

Riego:

Para el riego debemos tener demasiado cuidado, solo es cuestión de apreciación a nuestro árbol, el riego se debe realizar cuando la superficie se encuentra seca, sin rastros de humedad, y en lo preferible, hacerlo con una regadera de orificios finos, para evitar el encharcamiento y así se filtre mejor el agua a las raíces, debemos evitar en lo posible, la generación de humedad, ya que podríamos estar causándole muerte a nuestro bonsái.  

Ubicación:

Nuestro bonsái de Junípero, tiene adaptación a espacios fríos o templados, como lo mencionamos anteriormente, pero te recomendamos, en lo preferible, mantenerlo al espacio abierto y recibiendo la luz directa del sol.

Bonsái de Ficus Retusa y sus cuidados

En este espacio te hablaremos del bonsái de Ficus Retusa y sus cuidados, que corresponde a la familia de las plantas moráceas. Este árbol se encuentra por lo general, en ambientes tropicales, los podemos hallar en todos los continentes que cumplan con este clima del trópico. Una característica de este bonsái es que puede alcanzar un follaje horizontal, en un radio de aproximadamente 150 m, convirtiéndolo, para gusto de quienes gusten las formas, en una sombrilla de espacio natural.

Si quieres tener un Ficus Retusa y te fascinan las flores, este bonsái es una excelente elección, pues algunos de ellos dependiendo de la especie, tienden a producir bellas flores, y en algunos casos estas flores crecen en un pequeño tamaño, del cual, con el tiempo van a salir los pequeños frutos de estos árboles, el color del fruto va a variar, desde el color y su tamaño, puedes verlos en color amarillo, azul, rojo o verde y su tamaño, va desde extremadamente pequeños hasta tamaños muy perceptibles a nuestra vista. Una característica hermosa de este árbol, son las raíces aéreas que se producen al exponer el bonsái de Ficus Retusa a una humedad del 100%, por ellos, debemos aplicar con mucho cuidado esta técnica, ya que el resultado será un pequeño paisaje de un ambiente tropical.

Cuidados del Bonsái Ficus Retusa

Bonsái Ficus Retusa

Fertilización:

Para que nuestro bonsái tenga un crecimiento adecuado y muy constante, debemos abonar cada dos semanas en el verano y entre tres y cuatro semanas en el invierno, podemos utilizar fertilizante liquido para una mejor aplicación.

Poda:

La importancia al podar nuestro árbol debe ser muy cuidadosa, dependiendo de nuestro objetivo, si queremos que el tronco se engruese, lo que debemos hacer es dejar el libre crecimiento, si lo que queremos es darle una forma a nuestro gusto, la técnica a realizar es cortar un 20% de la rama a podar, para así llegar a un follaje abundante.

Riego:

Para regar nuestro bonsái Ficus, no se necesitamos de ninguna habilidad extraordinaria ni mucho técnicas en este precioso arte, este árbol soporta grandes cantidades de agua (Pero no debemos exagerar), como algunas sequías, lo recomendable es regar cada vez que lo necesite nuestro árbol, y nos daremos cuenta al momento con el tacto en la arena, si de estar seco es momento de hacer el regado.

Ubicación:

Debemos tener en cuenta que nuestro bonsái de Ficus, no soporta estar expuesto al frió, lo recomendable es mantenerlo a temperaturas superiores a los 15° C y debemos asegurar que este directamente expuesto al sol, así que un lugar adecuado en nuestro hogar sería un patio con exposición directa del sol y ambiente, o en determinados casos, en las ventanas del hogar.

Te invitamos a conocer un poco mas sobre este bello arte de los bonsáis, ingresando al siguiente articulo https://arbolizados.com/bonsai/bonsai-de-junipero-y-sus-cuidados/.

¿Qué es un bonsái?

Etimológicamente un bonsái es una palabra compuesta de origen oriental, exactamente en China, cuyo significado es cultivo en bandeja, y consiste en la técnica de podar y dar forma. Debemos ser muy cuidadosos, de sembrar y/o cultivar árboles o arbustos, controlando su tamaño dentro de una pequeña o mediana bandeja, por medio del regado y la poda adecuada que debemos tener con estos pequeños árboles, la cual podemos realizar de acuerdo a nuestro concepto, idea o gusto, la forma especial que queremos que tenga nuestro mini arbol; Se entiende que la maceta y el cultivo del árbol dentro de la misma es indispensable.

Bonsái con poda circular u ovalada.

Historia

La procedencia de este árbol, se remonta hacia unos 2000 años con los monjes taoístas, quienes empezaron este bello arte como un culto hacia la eternidad, manteniendo una conexión entre lo divino y lo humano, pues ellos tenían el bello respeto hacia la naturaleza, respetando el enlace cósmico entre la tierra y el cielo. Las antiguas tribus indígenas y culturas tenían como divinidad a los árboles, los Celtas veneraban la naturaleza y los grandes bosques, ya que se tenia la creencia que todas las almas llegaban a descansar a los árboles, por ello tenían su culto guiado hacia el árbol de la vida. Si tenemos un bonsái, tenemos grandes culturas en pequeños espacios.

¿Como cultivar y cuidar tu bonsái?

Para cultivar un bonsái debemos mantenerlo gran parte del tiempo expuesto a la luz y tenerle un riego adecuado, lo sabrás tocando la tierra del bonsái y al notar sequedad en él , es momento de regarlo, de lo contrario si esta aun húmedo deberás esperar por lo menos un día y volver a intentarlo, es muy importante que al momento de regarlo y cuidarlo debes mantener una conexión cercana, de índole agradable, pues ellos también se alimentan del amor de su cuidador.

Si tienes un árbol de especie tropical o subtropical, como lo es un Bonsái de Jade, debes exponerlo a luz solar de una manera indirecta, como lo puede ser una ventana, un domo o un invernadero, ya que este tipo de árbol al recibir la luz directa del sol, ocasiona la perdida de sus ovaladas hojas, si es un bonsái de jade joven y con pocas hojas, su riego lo debes hacer cada 8 días, si ya es adulto y tiene una cantidad de hojas lo debes hacer cada 3 o 4 días, pero no debes saturarlo de gran cantidades de agua, ya que este tipo de árbol almacena el preciado líquido para su florecimiento. Para saber mas sobre los cuidados de un Bonsái de Jade ingresa al siguiente articulo  https://arbolizados.com/bonsai/bonsai-de-jade/.

Si quieres cultivar un bonsái en tu hogar es un magnifico hobby pues existen demasiados tipos y especies del árbol, desde arboles rectos, circulares, con apariencia jóvenes o de demasiados años, y hasta tropicales o frutales. Te invitamos a conocer un poco mas de los tipos de bonsái https://arbolizados.com/bonsai/bonsai-de-junipero-y-sus-cuidados/.

Características y propiedades del Bonsai de Jade

Este pequeño bonsái de jade, puede llegar a una altura de 3 Mts. siendo originario del continente africano, cuyo hábitat por lo general tiende a ser de espacios tropicales, es un tipo de cactus por lo cual guarda grandes cantidades de agua en sus hojas ovaladas y posee un hermoso verde limón en época de crecimiento, cuando el pequeño árbol pasa por una pequeña sequía en otoño, suele florecer con pequeñas hojas blancas.

El bonsai de jade tiene una guía muy especifica de cuidados, por lo que se debe seguir con mucha atención, de ser así, solo nos queda disfrutar de este maravilloso arbusto. La posición, el riego, el abono y la poda es la guía practica y sutil para el cuidado de este esplendido árbol, lo cual solo nos queda en disfrutar de su hermoso color, también aprovechar y regocijarnos de las grandes cualidades espirituales y bondades que nos trae para nuestra vida personal y laboral.

Hojas bonsái de Jade

Este bonsái, se conoce con el nombre de Jade, en algunas localidades al sur de América latina se le conoce como el árbol de la abundancia o árbol de la buena suerte, en países como Argentina se le da el nombre de árbol de la moneda.

A continuación te damos unos pequeños tips, para que mantengas esplendido y lleno de vida tu bonsái de Jade:

Posición:

Lo primero que debes hacer, es buscar el lugar adecuado para tu Jade, debes evitar lugares encerrados como habitaciones o salas, ya que no recibe la suficiente luz solar y el encierro tiende a secar sus hojas. Por ello te recomendamos ubicarlo en el patio de tu casa donde reciba indirectamente la luz del sol y no reciba el agua lluvia, pues este bonsái es de poca agua y se puede dañar.

Riego:

Para regar adecuadamente tu bonsái de Jade, debes tener en cuenta dos cosas, primero que este bonsái no requiere de grandes cantidades de agua, y segundo no requiere ser regado diariamente; dependiendo del tamaño de tu Jade lo regaras con pequeñas cantidades de agua hasta quedar húmeda la tierra y lo regaras cada 3 o 4 días dependiendo si la tierra esta seca, si esta ligeramente húmeda puedes esperar hasta el siguiente día para regarlo.

Poda:

La poda es quizás una de la técnica mas importante para nuestro bonsái, pues con ello logramos mantener su tamaño y con el tiempo empezar a dar forma de un mini árbol. Si deseas que tu Jade tome forma circular, empezaras a podarlo de tal manera que el empiece a crecer bajo la circunferencia que le des, ya que al podar una rama, empieza a crecer alrededor del corte con mas ramas y mas hojas. Todo depende de la forma que quieras darle a tu bonsái. Te damos un consejo, las antiguas civilizaciones tenían la creencia de hacer la poda en luna menguante, pues decían que al hacerlo bajo esta fase de la luna iba a crecer mas rápido y mas frondoso.

Si deseas saber mas sobre el origen de los bonsáis, te invitamos a leer el siguiente articulo https://arbolizados.com/bonsai/que-es-un-bonsai-2/.