Bonsái de Junípero y sus cuidados

El día de hoy te venimos a hablar de esta especie de bonsái de Junípero, hermoso por su tallo y raíces, lo podemos encontrar en zonas de ambiente frió y templadas, pertenece a la familia Juniperus, y posee un poco mas de unas 60 especies con una variedad de mas de un centenar, debido a su gran cualidad de generar una producción de híbridos en forma natural. Gracias a esto su utilización y aplicación como bonsái es muy frecuente y bastante cariñosa, pues su forma de adaptación es demasiado sencilla para que podamos dar un ambiente clásico y sencillo, pues su madera genera unas vetas bastante llamativas al ojo apreciativo.

Si queremos cultivar un bonsái Junípero, lo debemos hacer al aire libre y con exposición al sol de una manera directa, esto lo debemos realizar por un año, controlando el riego, ya que gracias a esto podemos conseguir un árbol muy hermoso, con un crecimiento adecuado y una ramificación bastante agradable y frondosa, además de un color muy llamativo, esto nos ayudara a que nuestro bonsái, crezca con un tallo bastante grueso y fuerte y a reducir el tamaño de las hojas dándole la imagen deseada.

Debemos recordar que el Junípero no está acostumbrado  a ser trasladado ni mucho menos trasplantado con mucha frecuencia, por lo que al momento de encontrar su posición debemos dejar el curso que se tomó, y si deseamos trasplantarlo por primera vez, se debe dejar entre 3 a 4 semanas sin exposición directa al sol, para su acoplamiento.

Si deseas saber sobre el origen de los bonsáis te invitamos a visitar el siguiente articulo https://arbolizados.com/bonsai/que-es-un-bonsai/.

Bonsái de Junípero

Cuidados del Bonsái de Junípero:

Fertilización:

Te recomendamos (no es obligación), en época de primavera y verano, aplicarle un fertilizante, el que tengamos mejor agrado para nuestro árbol y aplicar un abono con niveles de nitrógeno un poco altos.

Poda:

Para desarrollar una poda densa en la forma que queremos brindarle a nuestro bonsái, debemos cortar las ramas que sobresalen de unas, para tal modo generar la densidad requerida en ese espacio de ramificación, nuestro Junípero, resiste muy bien una poda inexperta, lo cual nos ayudara al aprendizaje, para darle una forma deseada.

Riego:

Para el riego debemos tener demasiado cuidado, solo es cuestión de apreciación a nuestro árbol, el riego se debe realizar cuando la superficie se encuentra seca, sin rastros de humedad, y en lo preferible, hacerlo con una regadera de orificios finos, para evitar el encharcamiento y así se filtre mejor el agua a las raíces, debemos evitar en lo posible, la generación de humedad, ya que podríamos estar causándole muerte a nuestro bonsái.  

Ubicación:

Nuestro bonsái de Junípero, tiene adaptación a espacios fríos o templados, como lo mencionamos anteriormente, pero te recomendamos, en lo preferible, mantenerlo al espacio abierto y recibiendo la luz directa del sol.

Etiquetas

Deja un comentario